La lechuga. Ese alimento comodín y por excelencia el más utilizado en todas las dietas. Contiene importantes beneficios para la salud que probablemente muchos desconozcamos. Por ello, damos comienzo a los Beneficios de la Lechuga:

 

Aun siendo un alimento que podemos comer durante todo el año, es en primavera y verano cuando encontramos lechugas no cultivadas en invernadero. Al ser un vegetal que lo consumimos crudo, no perderá ninguna propiedad natural y será ahora cuando su sabor sea más intenso.

 

Existen  muchas variedades de lechuga, pero sólo algunas podemos encontrar cada día en los supermercados. Desde la lechuga Romana, siendo probablemente la más típica, pasando por Escarola, Iceberg, Endivia, Rúcula…

 

Es el alimento ideal de todas las dietas, (19,60 kilocalorías por cada 100 gramos aproximadamente), el mejor complemento en todas tus ensaladas y con gran contenido en fibra. Se aconseja incluir la lechuga en los almuerzos y cenas, ya que gracias a su gran contenido de agua hará que sacies tu apetito rápidamente.Como inconveniente, diremos que en algunos casos, si tienes problemas digestivos, puede resultarte algo indigesto si la tomas durante la cena.

 

La lechuga contiene multitud de beneficios y propiedades. Encontraremos la mayor parte de las vitaminas y de los minerales que contiene la lechuga en las hojas externas. Contiene vitamina C y vitamina K, para ayudar a mantener tu corazón en forma y ayudando a la coagulación de la sangre. También es rica en vitamina A, E, C, B1, B2 y B3. Incorpora niveles de hierro, calcio, potasio y magnesio que te ayudarán a prevenir el cansancio o la fatiga, así como conservar tu fuerza muscular.

 

Se aconseja la lechuga a personas con problemas de insomnio, ya que tiene propiedades sedantes, así como a aquellas personas que suelan tener resfriados, ya que también ayuda a tus vías respiratorias.

 

Existen muchas maneras de combinarla. Se puede preparar con otras hortalizas, con alimentos ya cocinados o como guarnición para platos de carne o de pescado.

 

Para su conservación, los recipientes de vacío V-Fresh son el aliado perfecto, ya que ayudan a mantenerla fresca y en buenas condiciones entre 3 y 5 veces más. Lo ideal es limpiar más lechuga de la que vamos a consumir y guardar la sobrante en los  recipientes V-Fresh. De esta manera, ahorraremos tiempo y tendremos la lechuga fresca siempre a mano.

 

 

Vía: alimentos.org.

Fotografía: Jacinta Lluch Valero.

 

También te puede interesar

Recipientes de vacío V-Fresh.

El tupper, el aliado en el trabajo.  

 

 

 

Una dieta sana es sinónimo de frutas y verduras. Un estudio del University College London lo cuantifica: comer por lo menos siete porciones diarias de frutas y verduras reduce casi a la mitad el riesgo de muerte.

 

Los autores de este estudio, que se publica en Journal of Epidemiology and Community Health, analizaron los datos de estilo de vida de más de 65.000 adultos de por lo menos 35 años seleccionados al azar. Los encuestados dijeron que habían comido de media cuatro o menos porciones de frutas y verduras el día anterior.

 

El análisis reveló que el consumo de frutas y verduras se asocia con un menor riesgo de muerte. En concreto el fallecimientos por enfermedades del corazón y cáncer. Cuanto mayor era la ingesta de frutas y verduras, mayor parecía ser el efecto protector, según los datos del estudio.

 

Comer por lo menos siete porciones diarias se relacionó con un 42% menos de riesgo de muerte por cualquier causa. Un 25% menos de riesgo de cáncer y un 31% menos de riesgo de enfermedades del corazón.

 

El estudio reveló que las verduras pueden ser más protectoras. Es decir, ingerir entre dos y tres porciones diarias de verdura estaba relacionado con un riesgo un 19% menor de muerte en comparación, con el de la fruta, que lo situaba en un 10%.

 

Cada porción de ensalada o verduras parecía conferir un riesgo de entre un 12 y un 15% menor de muerte.

 

En resumen, comer 7 porciones diarias de fruta y verdura:

 

-Se relacionan con un 42% menos de riesgo de muerte por cualquier causa.

-Las verduras pueden ser más protectoras: 2 o 3 porciones diarias se relacionan con un riesgo un 19% menor de muerte en comparación con el 10% de la fruta.

-Cada porción de ensalada reduciría entre un 12/15% el riesgo de muerte.

-Advierten en cambio del riesgo de la fruta en conserva por su azúcar añadido.

 

Vía: 20 minutos.

Fotografía: lubasi.

 

 

Controlar lo que comemos es fundamental para llevar una dieta sana y equilibrada. En el artículo de hoy os desvelamos las ventajas de picar la carne nosotros mismos. Porque en Elma, apostamos por la cocina artesanal, para ser nosotros mismos los que preparemos de principio a fin el alimento y disfrutar de ese sabor que no se consigue de ninguna otra manera.

 

 

-Picando la carne en casa, podemos controlar en todo momento qué lleva la mezcla. Así como la calidad y el tipo de carne utilizada.

 

-Las carnes picadas comercializadas suelen tener un porcentaje alto en grasas y suelen llevar conservantes. Picándola nosotros mismos controlamos la cantidad de grasa en la mezcla.

 

-Garantizamos al 100% que la carne está fresca.

 

-Es una forma perfecta para aprovechar las sobras de casa y preparar infinidad de recetas.

 

-Se pueden hacer mezclas espectaculares como: hamburguesa con hongos o pera confitada, piperada, queso, etc.

 

-La carne se pica al gusto.

 

-Podemos preparar salchichas caseras desde casa.

 

-Las máquinas de picar carne son aparatos asequibles que nos permiten controlar la calidad de la carne de principio a fin. Además, son máquinas fáciles de limpiar y manejables.

 

 

Desde Elma ofrecemos una amplia gama de máquinas de picar carne, manuales o eléctricas, dirigidas a satisfacer cada necesidad. Desde la máquina más compacta, hasta grandes usos.

 

Tradición y calidad se unen para ofrecer productos de primera calidad para procesar alimentos. Podéis consultar todo el catálogo de procesadores aquí.

 

Fotografía: jlastras.

 

 

El equipo de Elma estuvimos presentes en la 14ª Edición de ExpoCadena, celebrada los días 7 y 8 de marzo de 2014 en la Feria de Valencia.

 

Esta feria de negocio, pionera en el sector, se ha convertido en una de las citas obligadas para las empresas fabricantes de productos relacionados con el mundo de la Ferretería. Se trata de una feria profesional organizada por el grupo Ehlis, donde los asociados pueden visitar a las empresas líderes del sector de la Ferretería.

 

Desde Elma tuvimos la ocasión de presentar nuestras últimas novedades de producto. Así mismo, nuestros visitantes tuvieron la ocasión de interactuar con los productos. Como no podía ser de otra manera, el envasado al vacío ocupó un lugar predilecto en nuestro stand. En Elma somos pioneros en apostar por el método de conservación al vacío. Nos avala un knowhow de más de 15 años, siendo líderes en el envasado al vacío nacional tanto para el público doméstico, como para el profesional.

 

Así mismo, los visitantes tuvieron la ocasión de descubrir las ventajas de la nueva gama de máquinas de picar Aries. Se trata de un nuevo concepto, más funcional y con un diseño de vanguardia. Una evolución a nivel de diseño para ofrecer las mejores prestaciones al usuario intensivo.

 

Por último, también mostramos nuestras principales novedades en los procesadores de alimentos: la nueva gama de mini-hornos black line, la batidora-amasadora MX300, el corta fiambres doméstico y la plancha de asar.

 

En continuo proceso de modernización, innovamos para ampliar nuestra gama de productos y ofrecer siempre la máxima calidad con tecnología adaptada a los tiempos de hoy. Fruto de ello es el resultado de nuestro stand en ExpoCadena, dónde los asociados al grupo Ehlis tuvieron la ocasión de conocer in situ la calidad, la garantía y el diseño de los productos Elma.

 

Son muchos los años que llevamos con nuestros clientes y nuestro objetivo es seguir buscando los productos que mejor se les adecuen.

 

 

 

Una cena informal, una merendola… Pueden darse casos en los que haya que preparar multitud de sándwiches. La sandwichera no es un aparato del que todos disponemos en casa pero el horno sí. Ahora, cuando tengamos que preparar muchos sándwiches utilizaremos el horno, que es más eficiente y también da muy buenos resultados.

 

 

Con el horno podemos preparar tantos sándwiches como entran en la bandeja a la vez. A la hora de prepararlos no tenemos que hacer nada en especial. Simplemente, mientras los elaboramos ir calentando el horno a unos 180º C aproximadamente. Una vez estén listos los colocaremos en la bandeja. Lo ideal es utilizar dos. Es decir, colocar los sándwiches sobre una bandeja y colocar la otra encima para crear el efecto sandwichera y que se tueste el pan por abajo y por arriba a la vez. Si no tenemos dos bandejas, cuando esté bien tostado por arriba, le daremos la vuelta y listo.

 

Si mientras se calienta el horno dejamos las bandejas dentro, los sándwiches tardarán menos en hacerse, porque las bandejas ya estarán a la temperatura del horno. No obstante, habrá que tener mucha precaución a la hora de manipularlas para no quemarse. Así mismo, si es la primera vez que preparamos los sándwiches de esta forma deberemos estar atentos para que no se nos quemen.

 

Para conseguir un resultado más jugoso, aconsejamos aplicar mantequilla en el pan o engrasar la bandeja del horno con aceite.

 

Desde Elma ponemos a vuestra disposición la serie de mini-hornos Black Line. Son la solución ideal para hacerle frente al poco espacio en casa ya que reúnen todas las características de un horno convencional en un tamaño reducido. Además, permiten realizar un menor gasto energético. Como la superficie de cocción es más pequeña, consumen menos y se calientan con mayor rapidez.

 

Son de fácil limpieza. Un paño de cocina húmedo es suficiente para limpiar todas las superficies. Gracias a la bandeja recogemigas, la parte inferior del horno y las resistencias no se ensuciarán.

 

 

 

 

Vía: Gastronomía & Cía.

Fotografía: Alpha

 

Llega el momento. Hoy comienza oficialmente el Carnaval 2014. Este fin de semana se van a llenar las calles de colores, luces y personajes de todo tipo. Como no, las torrijas tampoco van a faltar. En el artículo de hoy reciclamos la receta de torrijas para que podáis tenerla a mano en cuanto os pongáis a prepararlas. Comenzamos.

 

 

 

 

Ingredientes

-1 barra de pan del día anterior.

-Leche.

-1 o 2 huevos.

-Canela en rama.

-Azúcar (nosotros hemos utilizado moreno).

-Aceite de girasol.

 

Cortamos el pan en rebanadas de aproximadamente un dedo de grosor. Introducimos el pan en una fuente con leche templada, azúcar y la rama de canela y lo ponemos a remojo. Cuanto más tiempo dejemos el pan en la leche, las torrijas más blandas estarán. Este paso hay que hacerlo al gusto, en nuestro caso, sólo las hemos pasado por la leche unos pocos segundos.

 

Batimos el huevo y ponemos la sartén al fuego. Pasamos el pan remojado por el huevo y lo freímos todo en aceite bien caliente.

 

Cuando estén doradas por los dos lados las retiramos y las colocamos en un plato con papel absorbente. Al finalizar, les añadimos azúcar y canela al gusto.

Esta receta es realmente sencilla y rápida de preparar y el resultado… excelente.

 

 

Sobre las torrijas

Las torrijas son un postre muy difundido y apreciado que se prepararan desde Carnaval hasta Semana Santa. Su origen es humilde, siendo un plato elaborado con ingredientes básicos. Antiguamente, su consumo era frecuente en hogares y conventos con el fin de aprovechar el pan duro que sobraba de los días anteriores.

 

Se dice que es un postre de Semana Santa ya que su aspecto se parece a la carne asada que en cuaresma no se podía tomar. Se asocia con lo divino ya que según el rito católico, el pan representa el cuerpo de Cristo y la leche, los huevos y la fritura los baños necesarios para que el cuerpo resucitase.

 

Como curiosidad, deciros que según algunos expertos, la historia de las torrijas viene unida a la Antigua Roma. Marco Agivio Aparicio fue un gastrónomo romano del siglo I d. C., supuesto autor del libro De re coquinaria, el cual constituye una importante fuente para conocer la gastronomía del Imperio romano. En el citado libro, se mencionaban las torrijas.

De modo que podríamos estar hablando de un postre más que milenario que en su preparación admite muchas variaciones.

 

 

Fotografía: Ioiez Deniel.

 

La ralladora es una herramienta muy versátil en nuestra cocina. Su uso podemos aplicarlo a rallar infinidades de alimentos: pan, almendras, nueces, queso, chocolate… El funcionamiento de este tipo de utensilios es muy sencillo: el alimento se raspa contra la superficie rugosa y de esta manera se obtiene el producto rallado.

 

Ralladora manual

No obstante, nos puede surgir un problema en la tarea y es que algunos alimentos se queden pegados al tambor. A continuación os ofrecemos una serie de consejos para rallar con total facilidad:

 

1. Engrasar con una capa fina de aceite de oliva la ralladora. Nos ayudará a que ciertos alimentos se deslicen con mayor facilidad.

 

2. Limpiar la ralladora en cuanto se termina de utilizar. Si en ese momento se coloca bajo el chorro del grifo, la mayor parte de los restos se despegarán (no olvidemos que hablamos de una ralladora manual). Luego, con limpiarla con detergente para lavavajillas, será suficiente para eliminar los restos de alimento que puedan quedar.

 

3. Si hay algún alimento que se nos resista en la limpieza podemos pasar un cepillo de dientes viejo por el tambor.

 

 

Desde Elma ponemos a vuestra disposición una amplia gama de ralladoras. Las ralladoras manuales Elma ofrecen comodidad y seguridad a la hora de rallar todo tipo alimentos. Gracias a su ergonomía y forma, el alimento se inserta por la ranura superior y se evita el contacto manual con el tambor. Así mismo, incluyen un empujador para que la tarea sea más sencilla.

 

Ralladora manual

 

Por otro lado, la ralladora eléctrica Elma es un aparato sencillo y fácil de controlar con el que rallaremos con mucha rapidez.