Browsing Tag

importancia de desayunar bien

Salud

La importancia de desayunar bien

La falta de tiempo o las prisas que podamos llegar a tener durante la mañana, hacen en muchos casos que nos saltemos el desayuno o que no tomemos los alimentos necesarios. Por ello, debemos tener presente que desayunar bien es vital para llevar una vida saludable.

 

Según los expertos, en una dieta equilibrada el desayuno debe suponer entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día. Es la primera comida que realizamos y es importante no saltársela porque interrumpe el ayuno que se realiza durante la noche, proporcionándole al organismo los alimentos necesarios para hacerle frente al día. La alimentación debe estar compuesta por lácteos, frutas y cereales y es recomendable dedicarle al menos 15 minutos al día.

Algunas de las consecuencias de no desayunar correctamente pueden ser la falta de concentración, el cansancio y el mal humor. Por el contrario, comiendo debidamente, se ingieren los nutrientes necesarios del día (como por ejemplo el calcio), se mejora el rendimiento, se obtienen las energías necesarias y se ayuda a controlar el peso.

 

El desayuno equilibrado

Un desayuno equilibrado está basado en tres importantes grupos de los alimentos: los lácteos, las frutas y los cereales.

Los lácteos: leche (preferiblemente semidesnatada) y sus derivados como yogures, queso fresco, cuajada… Los lácteos aportan calcio, lactosa y vitaminas A y D a nuestro organismo y es aconsejable tomar alrededor de 3 raciones a lo largo del día.

Las frutas: tanto en zumo como en pieza, es ideal cualquier fruta de temporada. Las frutas proporcionan minerales, fibras y vitaminas y es recomendable tomar al menos 3 piezas al día.

Los cereales: galletas, copos de avena o pan. Es preferible que el pan sea artesano y no de molde por sus propiedades nutritivas. Para poder disponer de pan de panadería siempre en casa, podremos combinar el envasado al vacío con la congelación. Así, envasando al vacío el pan del día que nos ha sobrado, lograremos alargar su conservación y tenerlo a mano cuando lo necesitemos.

Los cereales aportan hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales a nuestra dieta y es aconsejable tomar al menos 4 porciones de 70 gr cada una al día.

Para lograr un desayuno rico en variedad, estos tres grupos de alimentos pueden acompañarse de aceite de oliva, mantequilla, embutidos bajos en grasas, mermeladas, frutos secos, té, soluble de cacao, miel…

Por el contrario, la pastelería o bollería rica en azúcar y grasas es recomendable no tomarla más de una vez a la semana ya que aportan muchas kilocalorías y grasas saturadas a nuestra dieta.

Menús de desayuno

Para lograr un buen equilibrio nutricional es importante variar los alimentos ingeridos. Por ello os proponemos la siguiente tabla que muestra diferentes menús de desayuno para toda la semana:

 

Por último, también queremos recalcar la importancia de almorzar. Es conveniente comer una fruta, unas tortitas de maíz o un cachito de pan (tres dedos aproximadamente) con un poco de embutido a las tres horas de haber desayunado. De esta manera, lograremos llegar a la comida con menos hambre.

Desayunando debidamente ayudaremos a conseguir un rendimiento físico e intelectual óptimo y de esta manera, podremos afrontar bien el día. 

Fotografías: Dulce Desayuno, Rahego.