Vida Sana por Gimnasio Atlas

La sauna adelgaza, mito o realidad

 

Hoy volvemos a contar con la colaboración del Gimnasio Atlas, centro avalado por casi 20 años en el mundo deportivo de Vitoria-Gasteiz. Con este artículo damos continuidad a la sección Vida Sana por Gimnasio Atlas con la cual pretendemos que los profesionales reputados del sector de la actividad física y el deporte, nos propongan recomendaciones. Comenzamos.

La sauna es una costumbre milenaria utilizada en muchos países y culturas que cuenta tanto con beneficios, como con contraindicaciones. La mayoría de nosotros la hemos probado alguna vez y hoy trataremos de aclarar uno de los mitos más conocidos relacionados con el mundo del deporte y la salud, “La sauna adelgaza, ¿mito o realidad?

 

Lo primero que debemos saber es que existen diferentes tipos de saunas y cada una posee sus correspondientes propiedades. La más conocida es la sauna finlandesa o seca, aunque también existen los baños turcos, también llamados sauna húmeda o hamman.

 

Diferencias entre sauna finlandesa y baño turco

La sauna finlandesa es un habitáculo de madera sin tratar, para que la madera pueda absorber la humedad que pueda haber en exceso. Dispone de bancos a diferentes alturas, siendo en los superiores donde se concentra más temperatura, ya que el calor va ascendiendo. Un calentador eléctrico se encarga de proporcionar la temperatura que oscila entre los 70-100 grados centígrados de temperatura y también contiene piedras volcánicas, donde al verter agua se provoca un golpe de vapor.

El baño turco en cambio, suministra calor húmedo mediante el vapor de agua. La temperatura es inferior a la sauna seca, oscilando entre 25-50 grados según la altura. El ambiente está saturado de vapor de agua, el cual impide el proceso de sudoración, por tanto en el baño turco se suda menos que en la sauna finlandesa

¿La sauna adelgaza?

En la sociedad actual la obsesión por un canon estético llega a crear mitos como el que hoy tratamos, “La sauna adelgaza, mito o realidad”. La necesidad de conseguir un cuerpo bonito, adelgazar, etc.….hace que el número de personas que desean bajar de peso aumente a pasos agigantados, extendiéndose sobre todo entre el público femenino. El principal problema es que muchas veces, la pérdida de peso se quiere realizar sin practicar apenas deporte y sin tener en cuenta las calorías o grasas saturadas que ingerimos.

Por ello, sí que es cierto que en la sauna se produce una sudoración, y si nos pesamos tras una sesión veremos que hemos reducido peso, pero ojo, adelgazamos porque al estar nuestro cuerpo sometido a esas temperaturas, pierde agua, por lo que en el momento en el que empecemos a hidratarnos, recuperaremos los líquidos perdidos y no habremos adelgazado absolutamente nada.

Para adelgazar es necesario quemar grasa, y en la sauna es imposible, ya que sólo eliminaremos toxinas a través del sudor.

Beneficios de la sauna

Aún y todo, la sauna presenta grandes beneficios para nuestra salud entre los que destacamos:

• Renovación de la epidermis.

• Efecto relajante.

• Eliminación de toxinas.

• Los músculos ganan elasticidad.

• Ayuda a aumentar las defensas.

• Mejora la función cardiovascular.

• Mejora la artritis.

• Mejora la respiración.

• Efecto des estresante, libera endorfinas, por lo tanto ayuda a combatir el insomnio y el stress.

Aunque también deberemos de tener ciertas precauciones. No está recomendada para personas con problemas cardiacos, personas con problemas de tensión o mujeres embarazadas.

Consejos de uso de la sauna

Y para terminar, desde el Gimnasio Atlas os dejamos los siguientes consejos para que toméis la sauna de una manera saludable:

1- Dúchate con agua templada y limpia tu piel.

2- Siéntate en el banco inferior.

3- A los 10-15 minutos sal y dúchate con agua fría. En algunos centros como Atlas podrás encontrar piletas de agua fría para realizar contrastes de temperatura.

4- Puedes realizar un poco de relax y volver a entrar, esta vez si quieres colócate en la parte superior.

5- Sal de nuevo, duchates con agua fría preferiblemente, o templada, y si quieres utiliza un guante exfoliante para eliminar de la piel sudor, impurezas y células muertas.

6- Haz relax, abrigándote bien, para recuperar tu temperatura corporal. No realices movimientos bruscos, podrías sufrir una bajada de tensión.

7- Hidrátate poco a poco tomando zumos de frutas, agua mineral…

 

Recuerda: si quieres perder peso combina el ejercicio físico con una dieta equilibrada.

 

 

Fotografías: thomaswanhoff

 

También te puede interesar

2 Comentarios

  • Reply
    Gonzalo
    6 de noviembre de 2013 at 6:20 pm

    La sauna es maravillosa!!! En Finlandia las decisiones políticas más importantes se toman en la sauna, y antiguamente hasta los niños nacían en ella.
    Si queréis esencias y mascarillas autenticas del país de la sauna, las podéis encontrar en http://www.liskomarket.com
    La sauna es salud!!!

  • Reply
    Alejandro
    7 de abril de 2019 at 6:31 pm

    Yo creo que si es posible perder peso en el Sauna, es un asunto lógico, el esfuerzo energético que hace el cuerpo para tratar de mantener la temperatura corporal adecuada sale de alguna parte, además la acción física de expulsar el agua por medio del sudor es parte de cambios físicos y químicos que requieren consumo de energía. Por último mensionar que al estar dentro expuesto a la condición de temperatura alta, inmediatamente el corazón aumenta sus latidos a 130 o más pulsaciones x minuto, lo q lo hace equivalente a un ejercicio cardiobascular suave a intenso. Sin duda hay un gasto de energía, y como todo mientras más tiempo, mejor

  • Dejar un comentario