De temporada Salud

Beneficios del Calabacín, de temporada

En mayo comienzan a llegar los primeros calabacines que no provienen de invernadero. No obstante, este año con el mal tiempo se está atrasando la cosecha. Para degustar los ejemplares más sabrosos tendremos que esperar de julio a septiembre. 

 

El calabacín es una verdura de la familia de las calabazas. A su vez, es una verdura con grandes cualidades nutricionales: su contenido en agua es muy alto, contiene vitamina C, vitamina B, betacarotenos (en menor cantidad que la calabaza), hidratos de carbono y tiene un aporte calórico muy bajo (15 kcal aproximadamente por cada 100 gramos). Además, es rico en fibra, fácil de digerir y tiene efectos diuréticos. Asimismo, es rico en fósforo, calcio, hierro y yodo.

Es uno de los alimentos fetiche en las dietas de adelgazamiento tanto por su pequeño aporte calórico, como por la variedad en la que puede ser preparado. Aun y todo, si se tomamos con el objetivo de perder peso, tendremos que evitar tomarlo rebozado ya que podría aumentar las calorías considerablemente.

A la hora de comprarlo, las piezas pequeñas son las más idóneas, ya que las grandes suelen tener muchas pepitas. Como dato, es mejor adquirir los ejemplares que no tengan manchas en la piel.

Frito, en cremas, purés, sopas, pisto, como guarnición de verduras y pescados, con pasta, al horno, a la plancha, relleno… el calabacín da opción a ser cocinado de muchísimas maneras. Otra de las cualidades que tiene, es que puede conservarse en buenas condiciones durante dos semanas aproximadamente en la nevera. Este tiempo podríamos alargarlo aprovechándonos de las ventajas que ofrece el envasado al vacío. De esta manera, si además lo congelamos (crudo o escaldado), podemos disfrutar del calabacín de temporada prácticamente todo el año.

 

Fotografía: elbeewa.

También te puede interesar

Sin comentarios

Dejar un comentario