Salud

Cómo reducir el consumo de sal en las comidas

El consumo medio de sal diario ronda en los 9,7 gramos por persona, casi el doble recomendado por la Organización Mundial de la Salud (menos de 5 gramos por persona al día). Para llevar una vida sana y equilibrada es imprescindible controlar la sal que ingerimos. En el artículo de hoy revelamos algunos pequeños trucos para reducir la cantidad de sal en nuestras comidas y mejorar en salud.

Según los datos más recientes publicados por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ocho de cada diez personas superan el límite de sal diario recomendado en nuestro país. Asimismo, señala que reducir la ingesta de sal a la mitad «podría evitar miles de muertes cada año por isquemia cerebral e infartos». Y es que el 45% de los infartos de miocardio y la mitad de los ictus cerebrales están relacionados con la hipertensión arterial, causa principal del consumo excesivo de sal.

Para evitar esta situación debemos tomar medidas. Si estamos acostumbrados a un consumo de sal abundante en las comidas, deberemos reeducar nuestro paladar, hasta lograr que disminuya. Por lo que al principio hay que ser paciente.

A continuación, os mostramos una serie de consejos para no pasarnos con la sal en la cocina y en las comidas. Comenzamos:

1. Para empezar (y aunque parezca evidente) comenzar a cocinar con menos sal.

2. Comer más alimentos frescos, o en su defecto congelados, ya que contienen menos sodio. Si cocinamos legumbres o verduras enlatadas, debemos enjuagarlas antes para eliminar el exceso de sal.

3. La sal marina tiene un sabor más fuerte por lo que permite emplear menos cantidad para dar sabor a las comidas.

4. Experimentar con diferentes especias y hierbas aromáticas para evitar el uso de la sal.

5. No llevar nunca el salero a la mesa. Así, evitaremos tentaciones.

6. Sustituir la sal por una de bajo contenido en sodio, ya que aporta la mitad de sodio que la sal común.

7. Comprar la opción “Baja en Sal” de los alimentos. La sal oculta de los alimentos elaborados es la más difícil de evitar. Por ello, conviene reducir la ingesta de productos precocinados y en su caso, elegir los que contengan menos sal (información detallada en la etiqueta nutriciona).

8. Evitar tomar alimentos salados entre horas como snaks o galletas saladas. En su lugar optaremos por fruta, galletas sin sal, pan, etc.

Reducir el consumo de sal nos ayudará a disminuir la presión arterial, ayudando a que el corazón se mantenga sano. Por ello, es imprescindible realizar un consumo razonable.

 

Vía: Eroski-Consumer.

Fotografía: Vacacion.

También te puede interesar

Sin comentarios

Dejar un comentario