Salud

El buen tiempo y los hábitos saludables

 

Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad uno de cada cuatro españoles quiere perder peso. Con la llegada del buen tiempo y con el verano cada vez más cerca, las ganas de quitar esos quilos aumentan. No obstante, hay que ir con cuidado. Perder peso tiene que ir ligado a adoptar hábitos saludables a largo plazo.

 

Los expertos insisten en que no es saludable perder peso de una forma rápida. Por ello, recomiendan una dieta saludable y ejercicio físico acorde con las capacidades de cada uno. Es decir, perder peso adquiriendo hábitos saludables.

Tal y como indican las últimas recomendaciones de expertos de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) “Practicar ejercicio suave en la vida cotidiana puede aumentar la confianza en uno mismo y hacer que la persona se sienta mejor”. En cambio, ir a los extremos de pérdida de peso a menudo produce un efecto contrario y provoca sentimientos negativos.

¿Cómo adquirir hábitos saludables?

Desde la Universidad de Birmingham ofrecen las siguientes recomendaciones:

1. Ser realista: ante todo, se debe consultar con el médico cuánto peso se necesita perder para estar saludable. Se establecerá un calendario para ir cumpliendo los objetivos marcados. De forma segura se puede perder hasta casi un kilo por semana.

2. No excederse: realizar cambios paulatinamente. Es decir, eliminar un refresco azucarado de la dieta un día, establecer la toma de desayuno otro, etc. Dando pequeños pasos se conseguirá ir adquiriendo nuevas costumbres.

3. Moverse más: es importante aumentar el nivel de actividad. Hay que empezar despacio y ser coherente.

4. Personalizar el entrenamiento: aunque la mayoría de las personas deberían realizar por lo menos 150 minutos de ejercicio moderado o 75 de ejercicio intenso cada semana, el entrenamiento que se elija debe adaptarse a cada uno. Por ejemplo, apuntarse a clases organizadas o practicar ejercicio físico solo como ir a la piscina, correr, caminar, andar en bici…

5. No saltarse las comidas: una buena manera de reducir las calorías es mantener un registro de la ingesta de alimentos durante unos días, con el fin de conocer de dónde provienen las calorías adicionales.

6. Seleccionar los alimentos: la mitad de las comidas deben ser frutas y verduras; una cuarta parte tienen que ser cereales; y el resto, carnes magras como pollo y pescado. Es importante elegir recetas bajas en grasa y altas en fibra y limitar las porciones. También hay que evitar las bebidas azucaradas y optar por alimentos horneados, estofados, asados, hervidos o al vapor.

Vía: Consumer.

Fotografía: Viviendo Madrid.

También te puede interesar

1 Comentario

  • Reply
    Eva
    25 de abril de 2013 at 9:46 am

    Realizando ejercicio físico diariamente y comiendo de forma variada, sin excesos ni auusos, podemos disfrutar de una vida sana y cuerpo saludable.
    Gracias por los consejos.

  • Dejar un comentario