Ralladora Elma

Trucos para usar y limpiar una ralladora

La ralladora es una herramienta muy versátil en nuestra cocina. Su uso podemos aplicarlo a rallar infinidades de alimentos: pan, almendras, nueces, queso, chocolate… El funcionamiento de este tipo de utensilios es muy sencillo: el alimento se raspa contra la superficie rugosa y de esta manera se obtiene el producto rallado.

 

Ralladora manual

No obstante, nos puede surgir un problema en la tarea y es que algunos alimentos se queden pegados al tambor. A continuación os ofrecemos una serie de consejos para rallar con total facilidad:

1. Engrasar con una capa fina de aceite de oliva la ralladora. Nos ayudará a que ciertos alimentos se deslicen con mayor facilidad.

 

2. Limpiar la ralladora en cuanto se termina de utilizar. Si en ese momento se coloca bajo el chorro del grifo, la mayor parte de los restos se despegarán (no olvidemos que hablamos de una ralladora manual). Luego, con limpiarla con detergente para lavavajillas, será suficiente para eliminar los restos de alimento que puedan quedar.

 

3. Si hay algún alimento que se nos resista en la limpieza podemos pasar un cepillo de dientes viejo por el tambor.

 

Desde Elma ponemos a vuestra disposición una amplia gama de ralladoras. Las ralladoras manuales Elma ofrecen comodidad y seguridad a la hora de rallar todo tipo alimentos. Gracias a su ergonomía y forma, el alimento se inserta por la ranura superior y se evita el contacto manual con el tambor. Así mismo, incluyen un empujador para que la tarea sea más sencilla.

Ralladora manual

Por otro lado, la ralladora eléctrica Elma es un aparato sencillo y fácil de controlar con el que rallaremos con mucha rapidez.

 

 

 

 

También te puede interesar

Sin comentarios

Dejar un comentario