Salud

Consejos para comer fuera de casa

Comenzamos con la rutina de volver al trabajo o a la universidad y muchas personas,  deben comer a diario fuera de casa.

Comer en casa siempre es más sano y menos calórico que hacerlo fuera de ella. Por ello, es importante tener una serie de recomendaciones en mente para que comer fuera de casa, no sea un factor que atente contra nuestra salud o estilo de vida.

El siguiente artículo lo publicamos el año pasado pero creemos que es conveniente volver a recordar los consejos mencionados, ya que después del verano, debemos seguir con los hábitos de alimentación saludables. Empezamos.

Muchas veces nos es imposible comer en casa por el trabajo, los estudios… y nos vemos obligados a ir a restaurantes o cadenas de restauración. La comida que se sirve en algunos de estos centros puede ser rica en grasa, sal y azúcares, nutrientes que debemos controlar en nuestra dieta.

Si consumimos este tipo de productos esporadicamente, no tenemos por qué preocuparnos pero si se convierte en algo cotidiano, os recomendamos que prestéis atención a los siguientes consejos:

La importancia de almorzar

Es conveniente comer una fruta, unas tortitas de maíz o un cachito de pan (tres dedos aproximadamente) con un poco de embutido a las tres horas de haber desayunado bien. De esta manera, el estómago no está completamente vacío a la hora de comer y así, podremos ingerir una menor cantidad de alimentos. El objetivo es que evitemos llegar a la comida siguiente con mucha sensación de hambre. Un reparto adecuado de la ingesta a lo largo del día, ayuda a mantener un peso estable.

Qué comer

Es aconsejable compaginar correctamente los alimentos que vamos a ingerir. Así, es preferible que la comida no esté basada solamente en hidratos de carbono y proteínas.

Lo ideal es pedir ensalada o verduras de primero y carne o pescado de segundo. En el caso de que pidamos legumbres o pasta, lo recomendable es pedir como segundo plato otro primero, así como ensalada o verdura. Aún y todo, si nos apetece carne o pescado, que sea a la plancha evitando las patatas fritas.

Otro dato importante es controlar el pan que ingerimos, ya que posee bastantes calorías. Con comernos un trozo de tres dedos de ancho es suficiente.

El postre

Lo mejor es que elijamos fruta del tiempo o un yogurth. Aún y todo si el bizcocho o la tarta que nos ofrecen es casera y no industrial, podemos comerla tranquilamente pero sin abusar.

Qué beber

Preferiblemente agua. El café si se puede, es mejor tomarlo con leche desnatada y una infusión nos ayudará a mejorar la digestión.

Todos estos trucos ayudan a llevar una alimentación sana y equilibrada pero no tenemos por qué seguirlos siempre a raja tabla. Son aconsejables para mantener nuestro peso estable aún y todo no hay que obsesionarse con ellos. Así que ya sabéis, ¡a comer pero con cabeza!

 

Fotografía: jlastras y Banco de imágenes y sonidos.

También te puede interesar:

Cuidarse en verano

Comer en familia previene el riesgo de sufrir obesidad infantil 

Beneficios de tomar pan, pasta y arroces integrales que pueden interesarnos

10 razones para hacer deporte 

La importancia de desayunar bien 

 

También te puede interesar

Sin comentarios

Dejar un comentario