Salud

Cuidarse en Verano

Son muchas las personas que con la llegada del verano quieren perder peso de una forma rápida. Las dietas milagro no existen, lo necesario es cambiar los hábitos alimenticios y llevar un ritmo de vida más activo.

Antes que nada, es necesario saber que si se quieren perder más de tres kilos de peso tendremos que acudir al médico de cabecera o nutricionista.

El pilar básico de la pérdida de peso es la alimentación. Por ello, siguiendo unas pequeñas reglas ayudaremos a bajar de peso a la vez que cuidamos nuestro organismo. Comenzamos.

1. No saltarse el desayuno: es la comida más importante, la que antes se quema y la que nos ayuda a hacerle frente al día. (Consultar La Importancia de Desayunar Bien).

2. Nunca comer menos de 1.200 kcal diarias: nuestro cuerpo adelgaza siempre que se consuman menos calorías de las que consumimos habitualmente, pero nunca deben ser inferiores a 1.200 kcal.

Es importante llevar una dieta variada y no dejar ningún tipo de alimento y nutriente de lado. Por ello, deberemos tomar verduras, hortalizas, frutas, legumbres, cereales, pescados, carnes… Y por el contrario, evitar los alimentos ricos en calorías así como: snacks o patatas fritas, bollería, salsas, leche entera, quesos curados, carnes grasas, bebidas azucaradas y el alcohol.

3. Optar por los cereales integrales: se digieren más rápido e incrementan la sensación de saciedad. (Consultar Beneficios de tomar pan, pasta y cereales integrales que pueden interesarte).

4. Distribuir la dieta en 5 tomas al día. Para el almuerzo y merienda es recomendable tomar frutas enteras que necesiten mucha masticación como por ejemplo la manzana. La comida y la cena, es aconsejable comenzarla con ensaladas, gazpachos, sopas, caldos o purés.

5. Si en algún momento tenemos mucha hambre lo ideal es tomar tortas de maíz, fruta entera, zumos, pepinillos, cebolletas, helados de hielo…

6. Realizar una cena ligera: dejaremos los alimentos más calóricos y pesados para el desayuno y la comida.

Al fin y al cabo, el objetivo es sentir saciedad con nuestra dieta. Es la única manera de evitar el efecto rebote o yo-yo que nos lleva a recuperar los kilos perdidos. Además, es bueno tomarse un “caprichito” de vez en cuando para que una vez que finalicemos la dieta, no ansiemos tanto ese tipo de alimentos.

Tan importante como lo que comemos, es cómo lo comemos. Por ello, tendremos que utilizar poca cantidad de un buen aceite de oliva y optar por la cocción al vapor, plancha, horneado, estofado…

Por último, si se quiere bajar de peso (o en su defecto mantenerse), además de seguir una dieta hipocalórica, hay que realizar ejercicio físico. Tenemos que tener presente que con la práctica regular de deporte, el cuerpo tiende a quemar más calorías. Así que está claro que dieta y ejercicio vienen dados de la mano.

Fotografía: Roberto Severo.

También te puede interesar

2 Comentarios

  • Reply
    En las vacaciones de verano podemos llegar a engordar entre 2 y 3 kilos | El blog de Elma
    26 de julio de 2012 at 10:49 am

    […] fin y al cabo, lo importante es tener presente que para cuidar nuestro organismo, tenemos que cuidar nuestra alimentación. No hay que dejar los caprichos completamente de lado, siempre que los comamos con […]

  • Reply
    Consejos para comer fuera de casa | El blog de Elma
    4 de septiembre de 2012 at 2:57 pm

    […] Cuidarse en verano […]

  • Dejar un comentario