ELMA Envasado al vacío Envasado al vacío consejos Envasado al vacío en recipientes

Qué hacer con la comida que nos ha sobrado en Navidad

envasando en tarros

 

¡Feliz Navidad a todos!

 

¿Qué tal os fue la Noche Buena? Esperamos que disfrutaseis muchísimo. 

En nuestro antiguo artículo Ahorrar en Navidad os sugerimos varios consejos para poder sacarle el mayor rendimiento posible a la compra Navideña. Dentro de las sugerencias recomendábamos aprovecharnos de las ventajas que supone guardar los alimentos envasados al vacío

Pasada la Noche Buena, hemos tenido sobras de la cena y lo mismo nos pasará en Noche Vieja. Por ello, vamos a enseñaros qué podemos hacer con toda la comida sobrante.

Por un lado, la mejor solución que podemos darle al embutido, carne, pescado o verdura que no nos hemos comido es envasarla al vacío en bolsas. Como sabéis, existen bolsas de diferentes tamaños de modo que lo ideal es elegir el tamaño que mejor nos convenga o utilizar rollos. Con los rollos, podemos adaptar la medida de cada bolsa al producto que vayamos a envasar. De esta, manera economizamos porque obtenemos la medida justa de cada envase.

Aun y todo, si los alimentos están ya guisados y llevan agua, os recomendamos la siguiente opción.

Los recipientes de policarbonato y los tarros de cristal son la mejor alternativa para hacer el vacío a alimentos ya cocinados, o sin cocinar, que contengan agua. En nuestro caso, en la cena de Noche Buena nos sobró un poco de brazo de gitano y vamos a envasarlo en un recipiente.

 

Lo primero que tenemos que hacer es introducir la comida en el recipiente o tarro deseado. Luego, conectar la bomba pistón (el accesorio que sirve para hacer el vacío) a la envasadora y al frasco.

A continuación, ponemos en marcha la envasadora y dejamos que aspire todo el aire. El procedimiento es el mismo que con las bolsas, la diferencia es que en este caso, el aire se absorbe de un recipiente.

Cuando el alimento esté envasado lo guardamos en la nevera o en el congelador para aumentar su duración y frescura. Así, podremos conservar todos los platos cocinados que nos han sobrado de la cena y de la comida de Navidad.

Otra opción que os recomendamos es realizar el vacío en un contenedor de plástico de mayor capacidad. Nosotros hemos introducido albóndigas en tarros de cristal que más tarde, almacenaremos en el frigorífico.

 

De esta manera, introducimos los alimentos deseados en frascos corrientes de cristal, los cerramos, los metemos en el contenedor y cerramos bien la tapa del recipiente. En este caso, también conectamos la bomba de pistón al recipiente y a la envasadora. Activamos la máquina, esperamos a que se absorba todo el aire y en un momento, conseguimos envasar más de un alimento a la vez. Eso sí, los botes tendréis que guardarlos en el frigorífico y no en el congelador, ya que el cristal podría romperse.

 

No hay que hacer nada más. El procedimiento es muy sencillo y conseguimos aprovechar toda la comida que nos ha sobrado. Es más, nos permite disfrutar de platos especiales que preparamos en estas fechas en otro momento del año.

¿Lo habéis probado vosotros también? ¿Tenéis alguna duda que podamos aclararos?

También te puede interesar

1 Comentario

  • Reply
    Nerea
    29 de diciembre de 2011 at 12:25 pm

    Me parece un bombazo poder hacer el vacío a comida ya preparada en los tuppers. No sabía yo esto.

    Es la primera vez que os visito y os felicito por la página web y el blog que tenéis.

    Feliz Navidad.

  • Dejar un comentario